Bodegas Ruberte afianza su estrategia internacional

Con varios viajes en la mochila encaminados a una mejora de su posicionamiento en el exterior, las españolas Bodegas Ruberte han comenzado a estabilizarse en el mundo de la internacionalización. Eso sí, advierten de la dificultad del camino.

El vino español goza de una salud estupenda por todo el mundo, y gran parte del mérito de esta buena reputación corresponde al esfuerzo que han hecho las bodegas nacionales por internacionalizarse. Bodegas Ruberte es precisamente una de esas empresas familiares que, en los últimos años, ha optado por salir al exterior a promocionar sus vinos, particularmente su garnacha. Este impulso a una variedad de uva hasta ahora olvidado por muchas bodegas (y muchos paladares) ha venido precedido de un importante hito en el mundo del vino: en 2013, el prestigioso gurú norteamericano Robert Parker otorgó 100 puntos a un vino aragonés realizado con garnacha. Si bien aquél fue un reclamo para compradores, sobre todo extranjeros, las aragonesas Bodegas Ruberte ya gozaban de buena experiencia en su producción y venta de garnacha, ya que están ubicadas en el Campo de Borja, cuya Denominación de Origen es uno de los principales promotores de esta variedad de uva dentro y fuera de las fronteras españolas. “Dada la coyuntura comercial que estamos viviendo en España en el sector del vino, hace tiempo me planteé un giro estratégico dirigido a abrir mi mercado y buscar nuevos destinos para mi producto”, ha explicado Susana Ruberte, enóloga y responsable de las bodegas. Desde sus inicios, Bodegas Ruberte ha logrado exportar a diferentes países, como Japón, Bélgica o Alemania. Pero el enfoque ha cambiado: “Ya no se trata sólo de mandar botellas a esta o aquella empresa de algún país, queremos internacionalizarnos, tener presencia, contactos y relaciones en diferentes destinos”, ha afirmado la enóloga, añadiendo que es consciente de que “el camino de la internacionalización en un camino difícil y que es mejor recorrerlo en compañía de otros que puedan cooperar contigo”. Ésta es la única forma, ha concluido, de que “una pyme pueda abrirse paso en un mundo tan inmenso y global como éste”. Algunas de las acciones que ha hecho en este sentido Susana Ruberte son varias misiones inversas con empresarios de China, Alemania o el Benelux, así como viajes al extranjero a países como Uruguay. “La experiencia uruguaya fue muy importante para Bodegas Ruberte”, señala la empresaria aragonesa, “porque nos permitió dar a conocer la bodega y presentarla ante los mejores paladares de Montevideo”. Este tipo de viajes son, según la enóloga, “cruciales si quieres mover de verdad tu producto”. Gracias a acciones como la de Uruguay o las misiones inversas con otros países, Bodegas Ruberte, junto con la DO Campo de Borja, se está convirtiendo en un referente internacional en el mundo vitivinícola cuando se habla de la garnacha. Sus vinos principales, como el “Ruberte Tresor”, están realizados al cien por cien con esa variedad de uva.

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies